lunes, 13 de febrero de 2017

Guerrera del alma

Una mujer soporta 9 meses de continuas molestias, cambios, deformaciones, ansiedades, sustos y miles de millones de interrogantes. Junto con ésto una mujer experimenta el más profundo cambio en su forma de pensar, de ver las cosas, desde ahí y en adelante uno se debe a otro ser, otra personita que la necesitará por el resto de sus días y más. Por ésto una de las angustias más grandes que podemos experimentar, es el sufrimiento de un hijo porque no sólo se sufre por él, también se sufre por uno mismo porque su dolor es también el nuestro. Hace días Sebastián me pidió que escribiera algo para su amiga Paula, pero finalmente creo que lo haré para mi amiga Paola. .............................................................................. No puedo sentir la angustia diaria que inunda tus días, pero intento entender y sufre mi cuerpo y se angustia mi alma. No puedo saber lo que piensas o cómo hilvanas tus horas para estar siempre, pero recuerdo los angustiosos años sin saber lo que pasaba en el cuerpo de mi hijo y sufro. No puedo entender de dónde se sacan las fuerzas, en los momentos más duros, esos donde se te seca la boca, te duele el estómago, se te llenan los ojos de lágrimas, pero sigues ahí y de pie. Pero pronto recuerdo que la oración nos salva, nos renueva, nos consuela y nos da justo lo que necesitamos, aún sin pedirlo. No puedo saber qué pasará mañana con nuestros niños ( porque siempre serán nuestros niños, verdad?). No puedo. Lo que sí puedo, es concentrarme y pensar en la promesa divina que dice: Ningún residente forastero dirá estoy enfermo. Y aferrarme a la esperanza que nos hace más que amigas, nos hace hermanas !!! y nos hace ver con los ojos llenitos de fe el maravilloso futuro que espera a nuestros hijos por la eternidad.

3 comentarios:

  1. Lo leo y releo... y me emociono igual... es tan... tan... del corazon...😢... Hermosas palabras Pao... estoy segura que la Pao (Guerrero) se sentirá feliz de leerlas... Besos Madre!!!!😘😘

    ResponderEliminar
  2. Paola de las Mercedes10 de marzo de 2017, 22:17

    Querida mia, que puedo decir a tus palabras!!!. Cuando experimentamos ese dolor de adentro, esa angustia del qué pasará mañana, esa sensación de que todo se acaba....ahora sí que se acaba, del miedo de perder a alguien tan amado como un hijo, de que la vida es tan frágil....aparece alguien como tu, que llena ese espacio que flota dentro de uno, con palabras tan amorosas. Gracias de verdad. Y aunque me da pena lo que le pasa a esa amiga tuya a la que le escribes....me alegra tanto saber que no está sola. Que hay personas a su alrededor que la quieren y la apoyan. Y que con sus ruegos y su amor le levantan el animo....gracias querida amiga y hermana...gracias de verdad

    ResponderEliminar
  3. Paola de las Mercedes10 de marzo de 2017, 22:28

    Paolita querida....tus palabras me llegan a lo profundo del corazón. Me reconforta saber que no estoy sola. Que tengo madres, padres y hermosas hermanas que luchan, se esfuerzan, respiran profundo para renovar fuerzas y seguir adelante conmigo. Guerrera del alma....que lindo título...somos guerreras del alma, porque luchamos para levantar a los hijos y a quien lo necesite...y dejar fuerzas para nosotras...no se me olvidará nunca ese titulo...guerrera del alma

    ResponderEliminar

Cuida tus palabras, me pueden doler