martes, 4 de junio de 2019

La Despedida

Desde el fondo de ti y arrodillado, un niño triste como yo nos mira.... Poco me gusta la poesia de Pablo Neruda, pero éste poema "Farewell" me parte en dos y debe ser porque en la vida me han tocado muchas despedidas, tantas que siento el espacio que muchos de los que he amado me han dejado en el corazón, demás esta decir el nombre de mi padre, el de Diego, repetir en silencio el de mi abuela, o la odisea que vivi con mi tia Ernestina para solo lograr alargar la agonia de una muerte anunciada y por la que me senti terriblemente responsable, aunque yo solo queria que siguiera viviendo, cuando llegue a casa con su cuerpo en una ataud de madera, noté que habian pasado 2 semanas de mi viaje a Quilacoya a verla por lo que quienes la cuidaban llamaron un " resfrio ". La impresión al verla en su habitación de casa antigua, fue que estaba muerta...su cara amarillenta y sus ojos cerrados no decian otra cosa...me sente a los pies de su cama, ese movimiento hizo que un grito rompiera el silencio y la Marta me dijera "la abuelita no pasa de esta noche" pero no dijeron nada más, consegui bajo la lluvia pedir una vieja ambulancia para cruzar los cerros y llegar donde alguien que pudiera salvarla, aun conservo todo el dolor de sus lamentos retumbando en mis oidos,yo arrodillada en el frio piso de la ambulancia, mi cuerpo sobre el de ella tratando de atenuar los saltos que dabamos entre piedras y barro............ .........Por primera vez entre a un Hospital en Concepción, el aguacero no dejo nada seco en mi, con un aspecto de pajaro mojado, aterido, asustado y solitario. Solo me hizo entender que es triste la muerte y la de mi tia estaba agazapada tras la puerta de su habitación yo solo se la arrebate por unos días para hacerla sufrir más. .................Sus ultimos días, estuve a su lado, como cuando los viernes por la noche llegaba al campo y mi tia me esperaba sentada en su cama para recibir sus dulces y mis besos, era nuestra costumbre, en esas conversaciones supe muchas historias de sus padres y mi abuela, su vida llena de recatos y rubores, tambien me lleve varios retos por tocar su reloj de pared o pasearme por el comedor con mi traje de baño con "tantos colores", pero recibi a cambio su reloj destartalado de pulsera, un lapiz labial del siglo pasado reseco por el tiempo, muchos de los bordados con los que de niñas veian pasar el tiempo, me mire muchas veces en su espejo y vi el fondo de su closet lugar donde nadie tuvo la fortuna de llegar, al menos no mientras ella vivia...............mi tia abuela me amó con un amor silencioso y profundo y yo la amé con el desorden de mis años de niñez, con la locura de mis 17 y hasta el fin de sus dias a mis 23....me amó y me amó tanto, tanto que una de sus últimas palabras fueron....yo te amo Paola Vidal y esa pequeña frase me permitió purgar la pena y la culpa de habersela arrebatado por unos dias al Seol, el lugar donde descansa hoy. Tia querida aun te llevo en el corazón.

jueves, 21 de marzo de 2019

La Carta

NO TE PREOCUPES NO HE PERDIDO LA ESPERANZA, NO HE DEJADO DE CREER Y MENOS HE ABANDONADO MI FE ... PERO HAY ALGO QUE NECESITO DECIR Querido papá Nunca tuvimos la oportunidad de conversar, al menos no así con tu hija ya adulta, seguro mis conversaciones infantiles te aburrían un poco y te perdías entre mi verborrea infinita y las letras de tus puzles. No te preocupes, ahora que he pasado por eso no sabes cuánto te entiendo. Debo decirte que la suma de mis días han pasado la suma de los tuyos y que el dolor más profundo que he sentido hasta hoy es haberte perdido, que cruel es la vida aunque pensándolo bien la vida es increíblemente bella, es finalmente la muerte quien nos hace infelices. Sobreviví a tu muerte aunque a veces pensé que no lo lograría, en más de una ocasión casi volví loca a tu pobre mujer, es decir, mi madre quien a pesar de estar mal herida por tu adiós involuntario, aguantó estoicamente el fin abrupto de mi niñez y mi triste adolescencia. Pero, padre aún así fui feliz, he tenido amigos entrañables que aun conservo. Creo que tu prematura muerte aumento mi deseo de tener paz espiritual y creer, creer profunda y cabalmente en las promesas de la vida sin fin. Crecí y sufri por amor, por tonta y por ti porque esta pena de tu ausencia nunca pasa, luego me enamoré(creo que te hubiera gustado Iván) y me casé. El día de mi boda mis hermanos te reemplazaron lo hicieron muy bien, no como tú, pero muy bien. Tú y mi mamá hicieron un muy buen trabajo con mis hermanos mayores quienes me cuidaron y quisieron (aún lo hacen) por ti. Creo que a la única que mal criaste fue a mi, pero tómalo como un cumplido por esas licencias que con tanto amor me diste es que soy lo que soy y te sigo amando por ese amor.. Debo contarte además que tuve 3 hijos, todos varones. Sebastián te encantaría y además lleva tu nombre; Cristóbal y Joaquin son especiales pues además de ser tus últimos nietos son mellizos...siiiiii como mios tios !!!! Increible ¿no? ¿te hubieras imaginado que esa niñita que tomabas en tus brazos, flaca, feucha y con tremendos lentes seria capaz de dar tanta vida? bueno papá, lo hice !!! y seguro que la espera de mis niñitos hubiera sido más dulce contigo a mi lado...ohhhh no te apenes, la muerte es nuestro enemigo y a ti te venció antes de tiempo a pesar de tu férrea pelea, eso lo entendi hace años. Bueno mi amado pito..te he resumido una larga vida en tu ausencia, pero he estado llena de ti. Cuando vuelva a verte nos faltará tiempo para los detalles pero que bueno será abrazarte y sentir el aroma de tu piel y tu barba en mi mejilla. No te he olvidado, extraño cada una de las cosas que hicimos juntos y mucho más las que no alcanzamos a hacer. Tienes una gran deuda conmigo, deuda que pienso cobrarte cabalmente. Debes saber que te amo con el tremendo corazón que me dieron mi mamá y tú. Que tus cuatro hijos seguimos amándote con locura y que tus nietos sin conocerte, te conocen, te quieren y te respetan. Creo que finalmente jamás hubieras imaginado la tremenda huella que dejaste en nosotros, si lo supieras seguro reirías como Patán...mi muy querido y amado Patán.

martes, 10 de abril de 2018

No hay mal que dure 24 horas

Era uno de esos días como tantos, y aunque los vértigos me llevaban persiguiendo varios días, mi vida y actividades no se veían modificadas, con la sola excepción que andaba un poco más tiesa y un poco más chueca (entiendan como puedan) pero ese día hummm, ese día en realidad no fue como tantos...ese día fue un día único y especial, sí MUY ESPECIAL. Iba yo sacando el auto, lento muy lento (por lo de lo chueca) y no noté que el picaporte del portón no quedó en su lugar y en cuanto vió la oportunidad de enganchar el parachoque, pues lo hizo....LO ENGANCHOOOOOOO...uhhhhhh, mi autito nuevecito y de paquete (bueno ya tiene 2 años, pero era nuevecito) y no paré...no paré, no paré..no me pregunten cómo salí...sólo vi ojos asustados 6 OJOS ASUSTADOS diciéndome chuuuuuuuuuuu esto es peor que olvidar la colación. Iván salió a mirar, pensé que yo tenia cara de cadáver porque ¿me creerán? no dijo nada, y debe ser desagradable enojarse con una muerta mareada, acomodó un poco la lata y nada. Mis copilotos cerrraron los portones y subieron silenciosos oteando como estaba el ambiente, media en shock puse en marcha el vehículo y seguimos con nuestra rutina, hacer la oración y leer un versículo de la Biblia que comentamos en el camino, seguro que ese día pensé mucho en la palabras de Jesús de que hay que perdonar indefinidamente y no llevar cuenta del daño (claro que poco me iba a servir con la aseguradora). Camino al Colegio, pensé en lo bueno que era que el portón no era un humano o el Percy o el gato de mi mamá Tomás que vive en todas las casas menos en la de él. Ya más animada me fui al trabajo, un recorrido de 7 minutos lo hice en 60 y llegué una hora atrasada, Concepción entero era un taco. Me ganaron incluso mis compañeros que viven a una hora de la ciudad....ya no importaaaaa, trabajaré rapidito para reponer el tiempo perdido, prendo mi bólido y na mi computador NO andaba de parranda, ESTABA muerto. Como que me empecé a mosquear, suena mi celular, era de la consulta del otorrino para decirme que por segunda vez consecutiva me cambiarían la hora ¿what? (lo dije en inglés para impresionar) a veces las chicas del call center tratan mejor a los extranjeros de habla inglesa...pero no era el caso con la que me llamó a mi, tuve unas ganas de decir palabrotas, palabritas y todo lo terminado en tas, pero al final que culpa tenia esta muchacha de algún país centroamericano que a mi me hubiese tocado andar con una nube negra sobre la cabeza ???? fui digna y pedi otro médico y para cualquier otro día, si total una de vértigo no se muere. Volví a mi escritorio, me senté y pusé mis celulares frente a mi compu...ex compu a esa altura y que no será mi día redondito...mi celular, grande, lindo con minutos e internet ilimitado tenia la pantalla trizada y leen bien....PANTALLA, nada de protectores ni que ocho cuartos..la pantalla. Como que me va a dar pensé...así es que salí, inspiré profundo mire el cielo tan lindo y dije...ya, si voy tener un mal día dosifiquemos por favor ¡¡¡!!!! que no hay mal que dure 100 años, ni TONTA o sea yo, que lo aguante.

miércoles, 27 de diciembre de 2017

La Coñita

Una tan ingenua, siempre pensando en que invariablemente el "mañana" siempre estará presente en cuanto el réloj pasé de la medianoche, el sol me despierte y como consecuencia, yo abra mis adoloridos ojos...y así, todos los días tendrán un mañana inevitablemente...pero saben ?? no es así y al reconocer ésto uno debe actualizar su lista de prioridades. Así es que HOY llamé a la Coñita como suelen llamarla sus hijos, nietos y más de algún bisnieto, el apodo le viene por el origen de su padre "un coño de tomo y lomo", yo la llamo simplemente TIA. Mi tía Hortencia ya pasó los 94 años, hace algunos años ya, su mundo se redujo por el dolor de piernas y por las fotos que he visto también lo ha hecho su cuerpo, pero a la distancia aún está su risa y su amable...Hola Hija !!! no voy a contar su historia aquí, sólo diré que ha sido un gusto ser su sobrina, compartir el amor por Jehová y la esperanza de que pronto veremos a su esposo mi cariñoso tio Gáspar, a mi amado papá y a mi queridisima prima Luti (su hija), y varios más queridos, recordados y añorados familiares que se han dormido en la muerte, cuando nuestro Dios cumpla su promesa de la resurrección. Le prometí que en cuanto salga de vacaciones iré a verla con toda mi tribu. Cristóbal y Joaquin disfrutan mucho escuchando las historias que cuenta su tía abuela, y me prometí que ya no abra más "mañana lo hago" igual no dejaré de planificar o programar las cosas, es sólo que ahora le daré prioridad a las personas y cosas que realmente son y serán importantes en el trayecto recorrido al que generalmente llamamos vida. MAÑANA SERA MI ETERNO HOY.