jueves, 3 de agosto de 2017

PARA JAVIERA

Hay personas que sin ser poetas escriben poesía, hay personas que sin querer te estremecen el alma..leí lo que una joven madre enferma de cáncer escribió y a diferencia de algunos que sólo se lamentan por lo que les toco o por lo que no ... ella rebosa de optimismo, sus oraciones (pura poesía para mi) hablan de vida, de futuro, de estar con su hijito cuando cumpla un año, habla de oración, de lucha, de seguir, de no rendirse, de dejar el miedo y de seguir pa delante, "que pa atrás ni para agarrar impulso". No hay llanto en lo que escribe, ni lástima, ni los por qué a mi?, no habla de pruebas divinas para hacerla mejor, está lejos de caer en el circulo vicioso de la auto compasión, ella esta viviendo y disfruta hasta los tuétanos la risa de su hijo, el calor del sol, la lluvia y las sopaipillas a la orilla de la estufa, imagino que agradece cada segundo, cada milésima de segundo junto a los suyos y aunque a veces su belleza física se pierde con la caída de su cabello y la delgadez de su cuerpo...emerge de las cenizas más hermosa, más llena de vida...viviendo la vida que le tocó vivir....VIVA !!!!

domingo, 9 de julio de 2017

Ah !!!! es el Tapia

Era uno de esos viernes buenos, pero nunca imaginé que terminara tan divertido. Joaquín me había pedido permiso para quedarse después del colegio en la casa de Damián con dos compañeros más, pues tenían que hacer un trabajo y tomar fotografías a su mascota. El viernes fui como de costumbre al colegio a buscar a mis otros dos pasajeros, di un par de besos al Joaco y le pedí que se portara bien muac, muac, otro pal Damián, vendré por ti pasadas las 6, ¡que salgan lindas las fotos! y me fuí, mientras trabajaba recibí varios whatSapp de Joaquin, el esforzado estudiante informando que ya habían terminado el trabajo y se irían a jugar un rato a la pelota (es el trabajo más corto y rápido de la historia de la humanidad), en fin !!! era viernes ¿qué tanto? Pasadas las 6 salí de mi casa en busca de mi querubín, me fui como a 40 Kms por hora para darle más tiempo al jugador de fútbol ex fotógrafo a esa altura. Llegue afuera del edificio y lo llamé, ya mami bajo enseguida, a lo lejos vi a mi larguirucho seguido de sus 3 amigos...Hola tía a coro...hola sobrinos nuevos !!!! Sale Joaco me da un beso, vamos hacia el auto cuando una vocecita me grita OIGA TIA...giro sobre mis botines nuevos (no puedo evitar mencionarlos, es que me encantannnnnnnn) y me dice: "SE VE LINDA HOY DIA" Ah? GRACIAS (qué más podía decir) mi cerebro hizo un rápido escaner de mi persona, pelo revolucionado por el viento, el lápiz labial y la sombra desaparecieron como a las 2 de la tarde, mi chaqueta tipo gamulan tiene como chorrocientos años, mi chaleco favorito es tan favorito que me lo saco sólo para dormir, mi linda bufanda a rayas daba como 3 vueltas en mi cuello y me sobraba como 1 metro para cada lado, en resumen lo único digno, en ese momento de ser llamado lindo eran mis botitas cortas y mi cartera que hacen juego, entonces le digo al Joaco mirándolo hacia arriba, oye y quien es ese? Ah, es el Tapia. Pero escuchaste lo que me dijo ???? Si, pero eso no es nada....el otro día me dijo Quieres saber quién es la diosa de mi corazón ???? y me mostró una foto que tienes en tu pérfil del WS...quéeeeeeeeeeeeeeee !!!!! por qué tiene una foto mía?????? No tiene, es de mi teléfono. Pero Joaco QUE LE DIJISTE ??? nada puh...si es su gusto, que le voy a hacer ????? No sé si me enojé con el Tapia por agrandado o con Joaquin al decir "nada puh, si es su gusto" como diciendo ¿que le voy a hacer si el pobre tiene mal gusto?...Lo que si sé es que de ese viernes en adelante esperaré a don Joaco en el auto y que ni sueñe que lo iré a buscar cuando se quede a "trabajar" con sus compañeros.

lunes, 15 de mayo de 2017

A mi tia

Mientras almorzaba recordé mi chaleco celeste, un poco más y llegó a mi memoria el beige con flores rojas y hojas verdes, ese tenia gorro...los amaba..me los tejió mi tía.. un poco más de apurar mi memoria y veo sus uñas largas pintadas de rojo oscuro esas mismas que pasaba suavemente sobre mi cabeza y me invitaba a dormitar sobre sus piernas o en mi dulce cama...ni el color de su piel, ni las facciones de su rostro hacia presagiar que eran hermanos, bueno eran medio hermanos...pero aquí desde el fondo del corazón pienso que para mi papá ella si fue su hermana, hermana de padre y madre, hermana de sangre, hermana del corazón. Durante el período más triste de mi vida, mi tía iba y venia con su pelo de peluquería y su pancito amasado entre el hospital para ver a su hermano y a mi casa para estar con nosotros. Cuando nació Sebastián mi tía le tejió zapatitos que aún guardo, pero ya estaba enferma, el cáncer cerró sus ojos igual que a su hermano. Mi tía Nina era una de esas personas que no podías dejar de querer y que por lo mismo no puedes olvidar, por eso aunque sé que por ahora no me escuchas debo decir querida mía, que siempre ocuparás un lugar especial en mi corazón marcado con una T de Tremenda Tia y mejor hermana. Gracias por querernos, tus sobrinos te amamos en igual medida.

lunes, 13 de febrero de 2017

Guerrera del alma

Una mujer soporta 9 meses de continuas molestias, cambios, deformaciones, ansiedades, sustos y miles de millones de interrogantes. Junto con ésto una mujer experimenta el más profundo cambio en su forma de pensar, de ver las cosas, desde ahí y en adelante uno se debe a otro ser, otra personita que la necesitará por el resto de sus días y más. Por ésto una de las angustias más grandes que podemos experimentar, es el sufrimiento de un hijo porque no sólo se sufre por él, también se sufre por uno mismo porque su dolor es también el nuestro. Hace días Sebastián me pidió que escribiera algo para su amiga Paula, pero finalmente creo que lo haré para mi amiga Paola. .............................................................................. No puedo sentir la angustia diaria que inunda tus días, pero intento entender y sufre mi cuerpo y se angustia mi alma. No puedo saber lo que piensas o cómo hilvanas tus horas para estar siempre, pero recuerdo los angustiosos años sin saber lo que pasaba en el cuerpo de mi hijo y sufro. No puedo entender de dónde se sacan las fuerzas, en los momentos más duros, esos donde se te seca la boca, te duele el estómago, se te llenan los ojos de lágrimas, pero sigues ahí y de pie. Pero pronto recuerdo que la oración nos salva, nos renueva, nos consuela y nos da justo lo que necesitamos, aún sin pedirlo. No puedo saber qué pasará mañana con nuestros niños ( porque siempre serán nuestros niños, verdad?). No puedo. Lo que sí puedo, es concentrarme y pensar en la promesa divina que dice: Ningún residente forastero dirá estoy enfermo. Y aferrarme a la esperanza que nos hace más que amigas, nos hace hermanas !!! y nos hace ver con los ojos llenitos de fe el maravilloso futuro que espera a nuestros hijos por la eternidad.